¿Alguna duda? Llámanos al
902 63 64 24

No tienes artículos en tu carrito.

Subtotal: 0,00 €

Tips a tener en cuenta antes de comprar una puerta

Cambiar una puerta es un trabajo a medida. Requiere conocimiento y precisión. No es sólo elegir el modelo o el color de una puerta. Es un trabajo de artesanía, donde interviene un material de calidad y la experiencia de los profesionales que sabrán hacer de tu instalación un trabajo de primera.

Al acudir al mercado a cambiar una puerta nos encontraremos con dos tipos de opciones: la puerta a medida y la puerta blog. La puerta blog es más barata y a menudo la presentan como un trabajo fácil que puede instalar cualquiera siguiendo un tutorial de internet. Lamento decirles, que no es verdad. No todo el mundo es capaz de montar una puerta blog. Es más, el riesgo de equivocarse al comprarla, es más alto de lo que parece.

Las puertas de interior a medida necesitan un mecanizado en el hogar del cliente pero comprar una puerta a medida y contratar un servicio de instalación profesional en la tienda, tiene muchas ventajas que debemos valorar antes de decidirnos:

  1. En las viviendas para reformar no todas las puertas interiores tienen la misma medida y muchas veces no tienen un tamaño estándar. Éste es el primer problema, porque habrá que ajustar las puertas nuevas y esto no es fácil para alguien que no sea un profesional. Las puertas blog, siempre son para medidas estándar, si tienes un hueco no estándar, tendrás problemas con un block.

2. La dificultad puede venir de inicio, a la hora de medir bien las puertas que queremos cambiar. Si medimos nosotros mismos y no lo hacemos bien, podemos comprar puertas que no se ajusten a los huecos. Corremos el riesgo de que haya que tirar una o varias puertas y eso supone una catástrofe económica. Si confiamos en un profesional, no  corremos riesgos.

3. Las sorpresas e imprevistos. En casas antiguas o en construcciones de poca calidad, es fácil encontrarse con que al retirar una puerta ¡no hay premarco!. Entonces será necesario comprar y colocar premarcos en todas las puertas, y no es tarea fácil para una persona que no tenga cierto nivel de conocimiento en bricolaje.

4. Los cortes de las jambas requieren cierta precisión, especialmente si son en ángulo. Por cierto, si nunca habían escuchado esta palabra, las jambas son tapetas a juego con la puerta que tapan la unión entre la puerta y la pared. Para cortarlas también necesitaremos las máquinas adecuadas.

5. ¿le cabrán las puertas en el coche? El servicio de trasporte de las puertas, no solemos valorarlo, porque a menudo se integra como un pequeño suplemento de "portes" dentro del presupuesto de instalación, pero lo cierto es que en la mayoría de coches no cabe una puerta. Se necesita una furgoneta para llevarlas a domicilio. Y la descarga y manipulación de las puertas hasta el domicilio, a veces con subida de pisos sin ascensor incluida, es un trabajo duro y pesado, incluso para los profesionales.

6. Deshacerse de las puertas viejas. Es verdad que en la mayoría de las ciudades existe un servicio gratuito de recogida del ayuntamiento, pero si decidimos instalar nosotros mismos nuestras puertas, además de retirar las antiguas, tocará bajar el material. Si no están acostumbrados a manipular objetos pesados, tengan cuidado con su espalda.